Antonio Reyes, Carmen Moncada... entre otros

41 Muestra Flamenca

Ver más

Romero de Torres

Romero de Torres

Julio Romero de Torres es uno de nuestros pintores más emblemáticos y sin embargo de los más injustamente tratados. Alrededor de él circulan muchos prejuicios y tópicos, que sin duda provienen de la propaganda franquista. Mi intención es dar la oportunidad al público de revisar el universo romeriano, mental y alegórico, telúrico y obsesivo, simbólico y modernista. En definitiva, despojar a Romero de Torres de esa máscara que lo falsea y lo convierte en un pintor políticamente incorrecto. Poner luz, danza y música a su visión de lo femenino, a su misticismo heterodoxo, a sus perturbadoras y mágicas aproximaciones al subconsciente, a su genialidad de crear desde la tradición... La musa de lo femenino, la incesante y obsesiva búsqueda “…Alrededor de la hembra solar aún sigue girando oscuro el universo…” esta frase de D. José Ángel Valente, explica el sentido mágico e inspirador, fuente de vida, de pasiones y misterios. La reiterada presencia femenina en la obra de Julio en primer plano, nunca nos da la idea de una mujer cercana, atemporal. Antonio Machado se desentendía del tiempo cronológico para centrarse en el interior “…Realidad ultima de carácter psíquico que no se cuenta ni se mide…”. Es compresible que a Romero se le presente a veces como pintor étnico, pintor de la mujer andaluza y cercano al mundo de la copla, son estos referentes del pueblo sin duda necesarios, pero hay otra poética en la pintura de Romero, en el gesto, en la mirada en que le da a cada detalle. Desde mi punto de vista la danza escénica española se ajusta perfectamente a esta poética. Valle Inclán, amigo del Pintor, en su libro “La Lámpara Maravillosa” considera que… “Nuestros sentidos guardan la ilusión fundamental de que las formas permanezcan inmutables. Cuando no es advertida su inmediata mudanza, hallamos que las cosas son lo que son, por lo que tienen en sí más durables, y amamos aquello donde se atesora una fuerza que oponer al tiempo. La aspiración a la quietud es la aspiración a lo divino.” El ser humano tendemos sin duda a concebir la vida a través del movimiento y su expresión estética. En el caso de la danza, lo efímero cambia sin tregua y aporta instantes de eternidad que nos acercan a lo divino… ¿qué mejor forma de expresar lo simbólico que la que Romero tiene en sus cuadros…?. Manuel Segovia. Director artístico y coreógrafo del espectáculo