Merlín. Un musical mágico

De Juan Corpas

El espectáculo cuenta las aventuras del Mago Merlín en su periplo por conseguir que Arturo sea el futuro rey de Inglaterra. Para ello tendrá que encaminarlo por el buen camino tratando de hacer de él una gran persona, y por ende un Rey justo. Muchos otros personajes conforman este gran musical, tales como la gran Ginebra, el compañero Kay, la mágica Dama del Lago y la malvada maga Morgana, junto con sus duendes y Hadas, entre ellos el particular duende Flick. Todos ansiarán hacerse con la gran espada Excálibur para gobernar el reino. Para evitarlo, Merlín tratará de hacer llegar a buen recaudo el valioso objeto, que sin duda alguna será el causante de las grandes aventuras que nos mantendrán envueltos en la trama hasta el desenlace final.

Música

Dirección musical: Pablo Guarino

Intérpretes

Carlos Baez, Tiago da Paz, Carmen Peña, Francisco Expósito, Juan Corpas, Yumi Ruiz, Lola Jiménez, Carlos Rey, Blanca Cuadrado, Adri Villén e Isa Moreno.

Producción

Merlín, un musical mágico, está destinado a todos los públicos, con una especial atención para nuestros pequeños espectadores, principal objetivo de esta compañía desde hace trece años. Cuenta con la participación de 7 Actores, 4 Bailarines, con un texto, música y canciones originales, una puesta en escena llena de color con animadas coreografías y una espectacular escenografía, efectos visuales mágicos, momentos estelares protagonizados por un gigantesco dragón… y mucho más. Este musical sin duda emocionará con momentos que quedarán en la memoria del espectador.

Ventas

Venta de entradas en taquilla: Del 1 al 17 de agosto, de lunes a viernes de 19:00 a 21:00 horas. A partir del lunes 20 de agosto todos los días de 19:00 a 21:00 horas (excepto el día 1 de septiembre que la taquilla no abre). Venta de entradas por Internet: A partir del jueves 2 de agosto en www.auditoriomedinadelcampo.es

Ficha técnica

  • Dirección: Juan Corpas
  • Duración: 90

El flautista de Hamelin

El flautista de Hamelin

El flautista de Hamelin nos ha cautivado siempre por su misterio. Una leyenda de transmisión oral, un cuento popular (documentado por primera vez por los hermanos Grimm), un poema (Robert Browning, 1845) y quizá, antes de nada, un hecho real; con dos finales diametralmente distintos: los niños vuelven al pueblo con sus familias o no vuelven. Esa cueva abierta en la montaña también está rodeada de enigma: ¿es la máxima oscuridad o es un paraíso para esos niños que ya no son felices en su pueblo? No hay una única interpretación para la historia del Flautista de Hamelin. Y esto nos encanta. Nos estimula y dispara la sugestión nuestra intrépida mente siempre con ganas de retos y de descubrimientos; y nuestro corazón también, siempre en busca sentimientos apasionantes y arrebatadores. Una vez más la ancestral capacidad humana para la inventiva y la fabulación con el propósito de comprender lo que no entiende. El flautista de Hamelin, año tras año, siglo tras siglo, versión tras versión, ha ido ganando matices y abriendo incógnitas; y, a su vez, recogiendo toda la magia, la fantasía y la musicalidad que ha ido encontrando por el camino. Tan solo leyendo o escuchando dos párrafos de cualquier versión vemos que guarda en su interior un cuento medieval, fantástico, costumbrista y musical lleno de gracia. Y hemos querido adentrarnos en él. Hemos descubierto su maravillosa capacidad de sugestión, de sugerencia, de alegría, su lirismo y su inmensa poesía. Nuestro pequeño se llama Leo, y al cabo de un tiempo nos dimos cuenta de que no elegimos este nombre por casualidad. El flautista dice en un pasaje de la obra: “…Y aún más cuando su paso lento está acompañado del maravilloso tamborileo de la madera sobre el suelo”. Tambor y Leo nos estalla en el corazón. Y se nos antoja que cuando Leo camina toca con su muleta la gran piel de tambor del mundo, la piel y el alma de todos nosotros. El flautista de Hamelin nació bajo el signo del misterio, y lo sigue conservando.

Comprar entradas
Continuar compra