La gran busqueda

III Mapping Me!

La gran búsqueda comienza con la extraña desaparición de uno de los más grandes científicos galácticos de la actualidad: Armando Fuentes. Lola, hija del afamado científico emprende un viaje en su busca con sus tres mejores amigos utilizando el transmisor de radiofrecuencia ultrasónica que su padre ha fabricado pero inexplicablemente también desaparecen. Las madres de estos cuatro amigos con la ayuda del compañero de Armando, el Profesor Narciso Mepiso, se arman de valor y deciden lanzarse a la aventura para rescatarlos. Tres planetas con seres fantásticos, tres energías que salvaran a la Tierra y muchas aventuras llevarán a estos personajes por un viaje intergaláctico increíble. ¿Te atreves a viajar con ell@s?

Intérpretes

Carlos (Daniel), Lola (Dafne), Rubén (Daniel Ruiz), Carmen (Daniela), Maite (Isabel), Marta (Chose), Susana (Silvia), Leti (Nuria), Narciso (Manu), Armando (Roge), Reina Pájaro (Mariví), General Paco y Jefa Tribu (Vicky), Pájaros (Serena y Laura), Traductora (Ana), Máscaras (Álvaro, Héctor y Lucas). Voz off locutor de radio: Jesús Cirbián. Voz off narradora: Lara Fernández. Voz off dragón: Carlos Burguillo. Voz off presentador TV: Javier Martín. Videomapping: Roge de la Fuente. Escenográfica e iluminación: Manu Requejo. Diseño y confección vestuario: Tresbolillo Teatro & Mapping. Cartel: Álvaro González

Producción

Tresbolillo Teatro & Mapping

Ficha técnica

  • Dirección: Manu Requejo

La osadía

La osadía

Como indica su título, el nuevo espectáculo de La Chana Teatro es eso, una osadía. Abordar un clásico como la Odisea, ya parece bastante atrevimiento, pero llevarlo al teatro de objetos, sin mesa, sin red, a pecho descubierto, construyendo los espacios con balaustradas, destripando al héroe, recreándose en sus contradicciones, en sus penurias, en la búsqueda de sí mismo por los caminos más retorcidos, manipulándolo como lo haría el mismo Zeus, linda con la sinrazón. Pero así son las osadías, inconscientes y aventuradas como la vida de Ulises, el curioso, el astuto, el de las mil mañas, el semejante a los dioses, el infiel, el cruel, el amante, el guerrero, el navegante, el héroe, pero, en definitiva, el hombre. La intención no es desmitificar al héroe, ni mucho menos, sino intentar conseguir que se acepte a sí mismo, tarea nada fácil para quien va dejando cientos de muertos a sus espaldas. Si en la Odisea de Homero la tragedia se masca, en la Osadía se mastica como el que no sabe comer chicle y le extrae todo su sabor en los primeros bocados, con la boca torcida, apuntando una sonrisa socarrona y mordaz que desvela la intención, como siempre, de reírnos de nuestras propias miserias. Todo héroe, como todo hombre, no se parece en nada al resto y esa diferencia, a la postre, es la que los hace exactamente iguales.

Comprar entradas
Continuar compra