Ojalá. Trovador de Silvio Rodríguez

Silvio silba en mi alma desde que mi memoria de músico se acuerda de mí… Cuánto tiempo ha pasado desde entonces, sólo cuadra en el cómputo cómplice del metrónomo con el que me he entregado al reto de libar esta música en los versátiles sonidos que entretejen sus letras de poesía, de amor, de libertad, de revolución y de revelación. Como un niño que juega, he aprendido sus canciones asomado a las a veces enigmáticas ventanas que se abren en sus palabras, posándose en mi memoria como un eco de mí mismo. Cual arlequín alado, he ido pirueteando sus melodías, aupados mis dedos a los tantas veces intrépidos acordes esculpidos hoy en mi voluntad como un eco de su presencia. Ojalá es la prueba palpitante de mi admiración por Silvio Rodríguez. Las veinte canciones con las que he hilvanado este homenaje a su personalidad musical universal son nada más un detalle de su muy fecunda producción que sigue hoy como ayer dando los frutos nutricios necesarios a esta humanidad que ama y sufre mientras sigue rastreando su propia huella indescifrable. Interpreto la mayor parte de las canciones a solas con una guitarra, que se vuelve tres para afinar con Silvio, y acompañado por la fortuna de que mi voz se hermana en timbre y en textura con la suya... Pero algunas de las melodías, convocan a escena también la presencia de otros solitarios unicornios amantes de la belleza que quieran hacer sonar el añil de su instrumento o desnudar el silencio con las propias palabras de Silvio.

Intérpretes

Manolo Gax - Guitarras y voz. Lidia Gonzalez - Clarinete y voz y Chuchi González - Bajo.

Ventas

En taquilla: A partir del jueves 19 de noviembre en horario de taquilla. Por Internet: A partir del domingo 22 de noviembre en www.auditoriomedinadelcampo.es

Celestina, la tragiclownmedia

Celestina, la tragiclownmedia

Propuesta a ritmo de comedia del gran clásico de la literatura española que engarza el destino de Calisto y Melibea. La desigualdad de clases, personificada en la corrompida lealtad de los criados y una Celestina alcahueta que utiliza la desventura y el sufrimiento de los amos para enriquecerse, el retrato del ser humano en su ansia de poder y de dinero y su consecuente viaje hacia un fatídico desenlace. Un espectáculo que muestra las altas y bajas emociones humanas al hilo de la música que marcan los corazones de sus personajes. Una visión clara y sincera, con un gran respeto al célebre clásico, pero a la vez con la necesidad de búsqueda de nuevos retos y distintas formas de mirar a los personajes de la obra. A través de la improvisación y con un desarrollo creativo salpimentado con elementos que ya nos caracterizan como son el trabajo del cuerpo, el circo o el clown, hemos conseguido crear un espectáculo “tragiclównmico”, donde se visualizan las miserias, vilezas y ruindades del ser humano, conductas que históricamente delatan al hombre en su avaricia y ansia de poder. Una historia contada de forma directa, sencilla y cómica, utilizando una escenografía con puertas que giran con el fin de conseguir posición, dinero y poder. Tres actores mudan su atrezo y vestuario a velocidad pasmosa para interpretar multitud de personajes, ejecutan rutinas de malabares y acrobacias dramatúrgicamente introducidas para explicar las situaciones, y de forma imaginativa manipulan objetos que cambian los sentidos argumentales. La propuesta además pretende ser referencia para “nuevos públicos”, un acercamiento al clásico mediante un lenguaje sencillo y divertido. Abre la puerta al atractivo del disfrute teatral a la vez que fortalece el interés por la lectura.

Continuar compra